¡A dormir solo se ha dicho!

23 octubre, 2015, In: Futuras Mamás, Mamás
0

Con dos años tu pequeño está casi listo para poder dormir en su primer camita Este momento marca el gran inicio de su independencia y de dejar de ser un bebé para ser un niño pequeño.

alpura_etapa-dos

En este momento tu hijo debe ser capaz de subirse a una cama no muy alta e incluso a bajarse de la cuna. Así es que ayudarlo en este paso será de gran apoyo y aumentará su confianza.

¿Sabías que el hecho de que tu bebé no duerma toda la noche es un mecanismo de supervivencia? Los niños pequeños están en alerta la mayoría del tiempo, no duermen durante toda la noche y su sueño es ligero, es por esto que se despiertan con facilidad. Nosotras te recomendaremos los mejores tips para que tu nene o nena duerman el mayor tiempo posible y mantengan un horario fijo y saludable.

¡Protégelo contra accidentes! Recuerda que es probable que durante la noche se despierte y quiera bajarse de la cama para ser un gran explorador y descubrir toda la habitación o inclusive toda la casa. Quita de su alcance cualquier artículo peligroso (objetos punzocortantes, bolsas de plástico, productos de limpieza o químicos, etc.) para que si llega a ocurrir esto, no corra peligro.

Tip: coloca un móvil sonoro o una campana en la puerta de tu hijo con la finalidad de controlar este probable suceso. De esta manera sabrás si tu pequeño ha abandonado su recámara.

¡Cuídalo! Procura que la cama se encuentre lejos de la ventana para evitar corrientes de aire que puedan afectar su salud.

Dile adiós a las caídas. La cama de tu hijo debe tener una altura no mayor a 30 cm, sitúa objetos acolchonados o una alfombra alrededor de ésta para prevenir caídas.

Ayúdalo. Fija una rutina de relajación antes de dormir. Ejemplos: léele en un tono de voz suave, cántale una canción tranquila, realiza suaves masajes en su espalda, etc. Trata de hacerla diariamente.

Aliméntalo ligero. Procura que la última comida que realice no sea muy pesada. Un vaso de leche de continuación además de alimentarlo sanamente lo hará sentir relajado y le brindará todos los minerales y vitaminas que él necesita.

Establece un horario fijo para dormir.

Haz un spray en contra de monstruos. Si tiene miedo de la obscuridad, crea un spray hecho en casa a base de esencia de lavanda y agua la cual contiene propiedades relajantes. Rocía por toda su habitación un poco de éste antes de dormir y explícale a tu pequeño que al aplicarlo él puede dormir tranquilo.

Abandona la habitación cuando se encuentre adormilado, no dormido.

¡Celebra con él al día siguiente! No importa si lloró un poco antes de quedarse solo, o si por la noche tuvo una exhaustiva exploración por su recámara. Comprende que para él es un paso muy grande y es importante saberse valorado en todos sus méritos.

Deja un comentario