Cómo NO ser un zombie en tu vida

16 febrero, 2016, In: Salud y Nutrición
0

Ser un zombie es en realidad estar muerto en vida, por lo tanto si tú eres una de esas personas que va con inercia, despertando, comiendo, trabajando, durmiendo y repitiendo mecánicamente estas acciones todos los días, lamentamos informártelo, pero ¡eres un zombie! No te preocupes porque aún puedes hacer cambios que reviertan el efecto lo más pronto posible.

Haz que TODOS los días cuenten

Esto no quiere decir que abandones tus proyectos por impulso, nuestra recomendación se trata de hacer algo diferente, pide otra bebida a la que acostumbras en el restaurante, toma un camino nuevo hacia tu trabajo, ve una película en el cine que normalmente no verías, escucha música inusual, usa un lipstick de un tono que casi no te atreves a llevar.

Aprende y crea

Pon manos a la obra, haz algo que siempre quisiste hacer y que por cuestiones de tiempo no has hecho, ya sea tomar clases de piano, de inglés, francés, ilustración, fotografía, zumba, baile… Existen muchos cursos de fines de semana que pueden beneficiarte al máximo para estimular tu creatividad y mente.

No sigas a los demás

No hay nada más zombie que hacer, seguir y CREER lo que otros te dicen, incluso la publicidad provoca un efecto sedante. Calma, respira profundamente y pregúntate: qué es lo que realmente quieres hacer, quién eres… si ignoras un poco a los demás, tal vez puedas escucharte a ti misma.

Conócete

Experimenta lo que siempre has querido hacer, a lo mejor tus amigos los fines de semana prefieren ir a un bar por unos tragos, pero lo que a ti realmente te llena es ir al teatro, al cine o algún museo, incluso a algún concierto. No hagas lo “correcto” para los demás.

Visita un lugar desconocido cada semana

El dinero o el tiempo no tienen porque ser un pretexto, haz un espacio en tu agenda y conoce algún lugar, puedes investigar en internet o preguntar sobre un sitio recomendable para ir.

Siente

¿Alguna vez te han dicho que aunque algo duela no llores? Cuando terminaste con tu ex o perdiste a un ser querido y alguien te dio ese consejo. seguramente te cayó como balde de agua fría por la mañana. Nosotras te decimos lo contrario: llora, grita, patalea, escribe, recuerda… Existen algunos ejercicios para liberar las emociones que pueden ser muy beneficiosos para ti.

Así es que ya lo sabes, para poder regresar a la vida solo tienes que despertar del letargo en el que puedes haber entrado. ¡Mucho éxito! ¿Qué te pareció esta nota? ¡Compártela!

Deja un comentario

Aun no hay comentarios para este artículo. Se el primero en dejar un comentario.