Ama tu cuerpo

5 julio, 2016, In: Belleza
0

Los medios de comunicación se han encargado de definir su concepto de cuál es la “mujer ideal”, una mujer muy delgada, alta, de facciones finas, ojos claros, cabello liso y largo. Cuando pensé en esto primero me molesté y me sentí bastante triste con mi imagen, ya que yo no encajo para nada en ese modelo, después decidí dar un paso atrás y tener una visión más completa del panorama. ¿Qué pasaría si trato de olvidar todas estas ideas? (a pesar de lo difícil que puede ser) ¿Qué pasaría si en lugar de compararme con las demás personas yo pensara que tal y como soy, soy hermosa? ¿Y si no encajo en este molde entonces debo considerarme fea? Pensé en la naturaleza, aunque no es perfecta, es hermosa a su manera.

giphy

Pasaron los días y una de mis amigas me invitó a su casa de verano a tomar el sol y a divertirnos con sus amigos y amigas –los cuales yo desconocía- en una fiesta en su piscina. Yo amo verdaderamente el agua, el sol, bailar y conocer personas nuevas, pero el hecho de que habría una piscina en el plan significaba tener que mostrar partes de mi cuerpo con las que no me sentía nada conforme. Tenía mucho sin que yo me pusiera unos shorts o un bikini, por miedo a ser juzgada, pensé en rechazar la invitación, mi falta de seguridad me estaba frenando para realizar una actividad que yo quería hacer y estaba perdiendo una oportunidad de pasarlo increíble.giphy

 

Honestamente nunca me han gustado mis piernas, ni mis caderas, tampoco me gustan mis brazos pues no están firmes ni tan delgados; la amiga que me invita es delgadísima y tiene un cuerpo que en comparación al mío es digno de una modelo. Me dio mucho miedo y frustración el sentirme así, yo quería ir a la reunión, pero tenía pavor de ser rechazada o criticada.

Pensé en los pros y contras de asistir y del hecho de tener que usar un traje de baño en frente de gente desconocida.

 

Tomé un cuaderno y escribí toda esto en dos listas: “Porqué sí ir a la casa de verano con mi amiga y por qué no.”

Mi lista negativa consistía en:

-No me gusta mi cadera.

-No he hecho ejercicio por lo que mi cuerpo no está firme.

-Mis piernas son muy gruesas.

-Mis brazos están fofos.

-Estoy pasada de peso.

 

Después hice otra lista donde anote todo lo que me gusta de mí, tanto físico como interno. Comencé con cosas sencillas como:

“Tierna, a veces atrevida, divertida, responsable, profunda…” proseguí con aspectos físicos y ésta parte me costó muchísimo más trabajo, ¡pero lo logré!

Mi lista de aspectos físicos que me gustan de mí consistía en:

-Me gusta mi trasero.

-Me gustan mis hombros.

-Me gusta mi cintura.

-Me gusta mi color de piel.

-Me gusta mi cara.

-Me gustan mis ojos.

 

Me di cuenta de que me gustan muchas cosas de mí, mi estado de ánimo cambio, me di cuenta de que aunque no encajaba en el molde de supuesta perfección, tenía aspectos muy bonitos que tenía ya me gustaban de mi y que mis “defectos” también debía amarlos y valorarlos, quizá no tenga el cabello que quisiera, pero mi cabello tiene un hermoso color y textura que nadie más tiene. En ese momento entendí que lo que debía hacer era trabajar más en ésta área que tenía tan abandonada. Reforzar mi amor propio.

giphy-1

Finalmente acepté ir a la reunión. Puede que para muchas sea sencillo este hecho, pero para mí fue todo un trabajo de amor y respeto hacia mí misma. En la fiesta me la pasé de maravilla y noté que la mayoría de las chicas que estaban tampoco eran “perfectas” ni “modelos” pero eran hermosas a su manera. Disfruté de una increíble tarde, conocí personas muy agradables, bailamos y superé mi miedo a ser rechazada, aprendí que la belleza es muy subjetiva y que no siempre debemos dejarnos llevar por lo que nos dicen los medios de comunicación. ¡Incluso me dijeron que me veía hermosa!

giphySi alguna vez te has sentido como yo, o has tenido miedo de no lucir perfecta, puedo recomendarte que tú también realices una lista de lo que te gusta de ti y que trabajes mucho en decirte cosas agradables frente al espejo todos los días. Otro ejercicio muy benéfico para incrementar el amor propio es usar maquillaje o plumones a base de agua, dibujar corazoncitos en las partes de tu cuerpo que más te cueste amar y también en las que ya te gusten. ¡Llénate de amor!

¿Tienes algún tip para amar tu cuerpo? ¡Compártelo aquí!

Deja un comentario

  1. Pingback: Un honor pelear como niña

Aun no hay comentarios para este artículo. Se el primero en dejar un comentario.